Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

¿Cómo curar un tatuaje de linea fina?

Los tatuajes de línea fina son especialmente delicados a la hora de su curación, ya que cualquier detalle que no se cure perfectamente se va a ver reflejado en el aspecto final.

Es importante tener en cuenta que todos los tatuajes pierden algo de intensidad una vez curados.

Los tatuajes de línea fina no son una excepción y pese que el daño que ejercemos en la piel es mucho menor que con otros estilos, si el tatuaje no se cura correctamente es posible que lo veamos algo grisáceo o desgastado.  

¿CUAL ES LA MEJORA MANERA DE CURARSE UN TATUAJE DE LINEA FINA?

Un tatuaje de línea fina tiene un proceso de curación similar al de cualquier otro tipo de tatuaje pero por sus características específicas y mi experiencia profesional estas serían las dos mejores maneras de curar un tatuaje de línea fina:

1. FILM DE CURACIÓN

Estos film adhesivos de curación son protectores, antibacterianos, cicatrizantes y transpirables para el cuidado del tatuaje. Protege el tatuaje de la humedad, y asegura la protección del mismo una vez hecho. Existen varias marcas en el mercado entre las que podemos elegir.

El proceso de curación del tatuaje con este método se realiza desde dentro hacia afuera, y hace que la piel se regenere de forma fácil y segura, lo que garantiza una perfecta curación del tatuaje manteniendo todos los detalles. Protege de las rozaduras de la ropa y al ser un film auto-adhesivo es fácil colocar en cualquier parte del cuerpo.

El film contiene todos los componentes necesarios para una correcta curación y cicatrización, mantiene la humedad justa de la piel y es totalmente transpirable.

¿Cómo utilizarlo?

La forma de utilizarlo es muy sencilla. Se ha de colocar el film (por ejemplo, Dermalize) sobre el tatuaje una vez limpio, y se ha de mantener de 12 a 24 horas, dependiendo de los fluidos que la piel supure.

Después de esta primera aplicación, el film se retira, se lava la zona y se vuelve a aplicar un segundo film, que se puede mantener de 24 a 48 horas, y así sucesivamente hasta que transcurran entre tres a seis días como máximo.

2. CURACIÓN CON CREMAS

La curación con cremas específicas es la forma más tradicional y extendida de curar un tatuaje.

El procedimiento es sencillo: Lo primero que tenemos que hacer antes de tocar un tatuaje recién hecho es lavarnos las manos con agua y jabón. Una vez tengamos las manos limpias, lavaremos el tatuaje con agua y jabón neutro y lo dejamos secar al aire, o ayudándonos con toallitas de papel absorbente.

Posteriormente aplicaremos una pequeña cantidad de crema muy bien extendida y si es posible lo dejamos al aire.

Este proceso se repetirá 3 veces al día durante 15 días.

Los 4 primeros días es cuando el tatuaje tiene más peligro de posibles infecciones por eso durante estos primeros días, cuando el tatuaje esté en un entorno no controlado (suciedad, polvo…etc.) o vaya a sufrir roce con la ropa, sábanas y demás, deberá de ser tapado con una gasa estéril que cambiaremos por una nueva con cada aplicación de crema

¿ES POSIBLE QUE MI TATTOO PIERDA TINTA CURÁNDOLO SEGÚN LAS INDICACIONES?

La respuesta es sí. Es muy probable que nuestro tatuaje pierda intensidad pero eso no significa que sea un trabajo mal realizado.

El resultado de los tatuajes de línea fina, y de los tatuajes en términos generales, no es completamente homogéneo.

En el caso de los tatuajes de línea fina, el tono es más claro que los tatuajes con una línea más gruesa.

Esta es precisamente una de las virtudes de este estilo de tatuaje, que una vez curados son sutiles y delicados y buscamos esa seña de identidad.

En algunos casos en los que el tatuaje haya perdido mucho tono o detalles es posible que necesite un repaso, pero hay que tener en cuenta que una línea fina nunca va a curar tan negra y oscura como una línea más gruesa.

Como último apunte, existen zonas donde los tatuajes se borran, independientemente de la línea que se use, como por ejemplo:

  • Manos.
  • Dedos.
  • Zonas adyacentes a las muñecas.
  • Pies.
  • Codos
  • Cualquier zona con pliegues de piel.